Desde la producción hasta las ventas, la presencia de mujeres se ha vuelto cada vez más notoria en la industria del café, con un número creciente de ellas asumiendo roles de liderazgo.

Grupo de caficultoras peruanas.

A nivel mundial, según una encuesta de la Organización Internacional del Café (OIC), entre el 20% y el 30% de las fincas cafetaleras están dirigidas por mujeres líderes y hasta el 70% de la fuerza laboral de producción, dependiendo de la región. En Brasil, el 13,2% de los establecimientos son dirigidos por mujeres.

«El aporte de las mujeres a lo largo de la historia ha sido fundamental en la construcción del camino para la agricultura, tanto para el cultivo sostenible como productivo del café. Es muy importante alentar a las mujeres a ser dueñas y administrar sus negocios.

«Vengo de una familia que siempre me ha apoyado en este camino, mi madre y yo somos productoras, y hoy soy la primera vicepresidenta de la Cooperativa de Cafeteros del Cerrado (Expocacer), donde el 38% de los líderes son mujeres», dijo Mariana Heitor.

Mariana administra la finca Reserva Heitor en la ciudad de Patos de Minas, en el estado de Minas Gerais, y forma parte de la tercera generación de caficultores de la familia. 140 de las 216 hectáreas de la propiedad de la Reserva Heitor se utilizan para cultivar café de manera sostenible. La finca ha establecido áreas de preservación permanente y reserva legal, además de ser un referente para proyectos de este tipo en la región. Hoy en día, el área reforestada en la propiedad es de 44,1 hectáreas.

Adriana Villanueva, de Cafecultor, en Colombia, es emprendedora, exportadora e promotora de desarrollo rural.

La asombrosa cifra de Brasil

Más de 40.000 fincas de café brasileño están dirigidas por mujeres, según el último censo del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE). Además de las mujeres gerentes, también están las que son esposas coadministradoras, con 32.400 en establecimientos de café arábica y 15.700 en establecimientos de café Canephora. Esto significa que hay 88.700 mujeres que dirigen y codirigen establecimientos de café en todo Brasil.

«El estímulo viene a través del conocimiento y la información, por eso hace nueve años creamos el proyecto «Elas no Café», que tiene como objetivo formar e incentivar a las mujeres del sector a través de cursos teóricos y prácticos. Al inicio del programa, registramos 13 cooperativistas y hoy son 116, un aumento del 792% en el número de mujeres activas. Se estima que a lo largo del programa se han capacitado alrededor de 400 mujeres, lo que no hace más que reafirmar que estamos en el camino correcto, con un compromiso con la diversidad y la inclusión», afirma el vicepresidente de Expocacer, Heitor.

Michele Silva es una de esas mujeres activas en el proyecto y gerente de la hacienda «Três Mulheres Cafés» en la ciudad de Patrocínio, en el estado de Minas Gerais. Ha estado al frente de la propiedad desde 2018 y comparte que se ha enfrentado a muchos desafíos, pero con su visión única, ha logrado llevar la propiedad al siguiente nivel.

«El mayor reto es uno al que todo el mundo ya está cansado de enfrentarse: los prejuicios. Pero creo que las mujeres tienen una percepción más refinada y organizada, lo que ayuda a monitorear los procesos del café de calidad. Tenemos el poder de influir en toda la familia con ideas y experiencias», explica.

*Tomado de www.teaandcoffee.net.