Álvaro Gaitán, PhD, director de Cenicafé

La producción mundial de café está en manos de 25 millones de pequeños cultivadores. Su trabajo cobija a otros cien millones de personas que también dependen de la actividad para su sustento diario.

En la mayoría de naciones productoras, estos labriegos sobreviven con muy poca ayud o asistencia.

Colombia es una excepción. 

Entre los programas de apoyo con que cuentan los caficultores nacionales figura el Centro Nacional de Investigaciones del Café, mejor conocido como Cenicafé.  

Cenicafé tiene 84 años de existencia y es una de las pocas instituciones de su tipo. Su trabajo se considera clave para la caficultura colombiana y del mundo.

Hoy, su director, Álvaro Gaitán,PhD, nos abre las puertas del centro para entender cómo ha operado durante estos m{as de ocho decenios y cómo se prepara enfrentar los retos que vive a diario la actividad cafetera.

TEMAS TRATADOS

-El origen de una entidad investigativa nacida a principios del siglo pasado

-La debilidad genética de la arábiga y su propensión a enfermedades

-El por qué de Colombia y Castillo, variedades resistentes y mejoradas creadas por Cenicafé

-Trabajo científico enfocado en mejorar la actividad económica del café

-Cómo laboran los científicos de este centro investigativo

-Los secretos de la variedad Cenicafé 1, la última lanzada al mercado

-El avance de las variedades de Cenicafé en el mundo de la especialidad

-Los riesgos de las variedades exóticas en la producción cafetera colombiana

-¿Tendría la Robusta futuro en Colombia?

-Mejoras en los procesos del café suave lavado 

-Cómo encara la caficultura colombiana el fenómeno del cambio climático

ENLACES

https://www.cenicafe.org/es/index.php/inicio/index.php

https://federaciondecafeteros.org